¿Quién soy?

¿Quién soy? No lo responderé, toda vez que me considero un ser en constante cambio y trasformación. Lo que hoy diga de mí, mañana puedo no decirlo igual y caer en las contradicciones. Por eso evito responder al quién soy y digo solo a lo que me dedico.

Las palabras y el misterio de su ciencia oculta me fascinan y me parecen una llave con la que puedo abrir un mundo infinito y estar a salvo de aquella casa, aquellas calles y aquellos días turbios en los que incluso yo puedo intuir que me aguardaba escasa fortuna.

Escribo sobre los años que han pasado, los recuerdos que he reservado en mi memoria, y lo hago para no cederlos al olvido. Escribo sobre las aventuras que no he vivido, pero que he soñado, que he visto y que he sentido, no con mi cuerpo sino con mi imaginación. Escribo porque no sé exactamente lo que pienso hasta que leo lo que digo. No me considero escritor, pero me estoy acostumbrando al oficio de que otros me lean o me ignoren, me insulten, me desprecien o les sea indiferente. Escribo porque quiero deshacerme de lo que pienso. Escribo y lo haré hasta el día que en mi lecho de muerte no logre trascurrir más la tinta de mi pluma.

Escribo en prosas y versos, uso columnas partiendo de estrofas; no lo hago sencillo y tampoco prestando atención a la rima. Me han dicho que no tengo ritmo, pero ¿quién le presta atención a las reglas? Escribo para desnudar mi alma y disimular mi cuerpo.

No me interesa que mis escritos sean leídos o no leídos, si son comprendidos o mal entendidos… ¡No me importa! Si se pierden en otra dimensión o en la red de lo publicado y jamás visto… ¡No me preocupa! Si mis escritos hacen del espacio su estancia y del olvido su razón… ¡No me perturba! Solo escribo porque aunque no sé cómo te llamas ni dónde paseas tus tristezas, sé que algún día me encontrarás.

Así que bienaventurados seáis, quienes mi diario deseáis conocer. De antemano, gracias por seguir y apoyar mis proyectos. Gracias a ti, este blog no quedará sepultado en un basurero virtual entre incontable información equivalente. –Andy Doxel

Anuncios

Acerca de Andy Doxel

Soy un artista, un escritor incauto, modelo frustrado y libre (en el sentido figurado). He escrito poemas y cuentos, acompañados de dibujos e ilustraciones que entre ilusiones y tristezas han nacido de rayos de luz en forma de letras y pintura. Hablo lo que siento y lo que pienso. Me dedico a escribir y lo haré hasta el día que en mi lecho de muerte no logre escurrir más la tinta de mi pluma. Nací un 25 de febrero de 1993 en el país de la eterna primavera, en la tierra de la “blanca paz” en medio del azul del cielo y lo azul del mar, en la ciudad de Guatemala, por lo que llevo ¼ de vida queriendo conquistar el mundo. Como comprenderá, estoy queriendo de ser yo mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente. Por lo que es un logro si lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Diario. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s