Mamoune – La lectora de Jade por Frederique Deghelt

¡Las  novelas y sus  frases  maravillosamente diabólicas que te atrapan y no te dejan tranquila! Desde el mismo instante en que la lectura se apoderó de mí, quise conservar las palabras, sentí la necesidad de copiarlas en una libreta, como si así dejara mi huella sobre los escritores que me gustaban. Así que opte por copiarlas en mi cuaderno de gastos, una libreta que sabía que nadie excepto yo miraría. No podía quedarme los libros: elegí ocultar las pepitas de oro.

A menudo, cuando terminaba de escribir un poema o una frase en mi cuaderno, la releía. Contemplaba la belleza del extracto del texto, transcrito por mí, y me preguntaba siempre si quien lo había escrito por primera vez habría percibido la magia de su creación. A veces, cuando copiaba las palabras, me echaba a llorar. Otras, la retahíla de palabras se grababa con tanta fuerza en mi corazón durante la lectura, que para anotarla en mi cuaderno, escondida entre las cifras, no tenía que releerla.

Cuando llené mi primer cuaderno por completo, pensé que acto seguido debía copiar de nuevo casi todo el contenido de las grandes obras que me habían deslumbrado, pues estaba convencida de que todo era importante y que se condensaba en la luz de la escritura. Con el tiempo me moderé, y aprendí a escoger el fragmento que revelaba lo que estaba buscando de veras ese día. Cuando vuelvo a leer un libro, meses o años después, nunca es  la misma frase la que me llama la atención. Como si la lectora de antaño tuviera ahora deseos e intenciones diferentes.

Anuncios

Acerca de Andy Doxel

Soy un artista, un escritor incauto, modelo frustrado y libre (en el sentido figurado). He escrito poemas y cuentos, acompañados de dibujos e ilustraciones que entre ilusiones y tristezas han nacido de rayos de luz en forma de letras y pintura. Hablo lo que siento y lo que pienso. Me dedico a escribir y lo haré hasta el día que en mi lecho de muerte no logre escurrir más la tinta de mi pluma. Nací un 25 de febrero de 1993 en el país de la eterna primavera, en la tierra de la “blanca paz” en medio del azul del cielo y lo azul del mar, en la ciudad de Guatemala, por lo que llevo ¼ de vida queriendo conquistar el mundo. Como comprenderá, estoy queriendo de ser yo mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente. Por lo que es un logro si lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Frases de Libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s