Consigue tus diamantes

Un hombre solitario y pobre, no tenía más posesiones que un terreno que acababa de heredar. Él, además, había perdido su trabajo y se encontraba en una situación muy desastrosa.

Un vecino del pueblo, al enterarse que este pobre hombre había heredado las tierras, fue a contarle que el terreno probablemente tenían una rica cantidad de diamantes por su cercanía a unas viejas minas, por lo que le aconsejo que empezara a cavar su fortuna.

Al hombre desdichado siguió el consejo de su vecino, por lo que al día siguiente comenzó a cavar; sin embargo, luego de 2 horas, al no encontrar diamantes, cesó con la búsqueda.

El vecino se acercó nuevamente al hombre y le recomendó que siguiera cavando, que no se diera por vencido porque estaba seguro que encontraría diamantes en esas tierras. El hombre se armó de fuerza y convencido siguió trabajando en la excavación… Estuvo 4 horas más cavando sus tierras intentando encontrar diamantes, pero perdió toda esperanza al no encontrar nada y ya no quiso continuar ni escuchar a su vecino.

Por la difícil situación económica en la que se encontraba aquel hombre y cansado de estar cavando, decidió vender el terreno que había heredado.

Un granjero que buscaba ampliar su negocio de ganado, se enteró de la oferta por lo que rápido accedió a comprar los terrenos. El vecino del pueblo al enterarse de que había un nuevo comprador, se le acercó a este granjero y le contó sobre la posibilidad de haber diamantes en las tierras que acababa de adquirir.

Este granjero que acostumbraba ser un hombre trabajador y persistente, decidió ponerse a trabajar en las tierras inmediatamente. Cavó, cavó y cavó por varios meses… Hasta que un día su pala dio contra una roca sólida. El granjero emocionado, al tomarla entre sus manos, apreció como brillaba la piedra a la luz del sol.

De ese momento en adelante, el granjero comenzó a cavar más y más hasta que convirtió sus tierras en una gran mina que lo hizo muy rico. Ya no era un granjero que negociaba con su ganado, ahora era un gran magnate que contaba con minas de diamantes de muy alta calidad.

En este mundo, existen dos tipos de persona, las personas que al igual que el hombre que heredó las tierras son de poca acción y nada persistentes. Por otro lado, las personas trabajadoras, paciente y perseverante que trabajaba hasta lograr lo que se proponen, tal como el granjero.

Así como aquel hombre sabía lo que tenía que hacer para encontrar diamantes, tú sabes lo que tienes que hacer para conseguir tus sueños.

Anuncios

Acerca de Andy Doxel

Soy un artista, un escritor incauto, modelo frustrado y libre (en el sentido figurado). He escrito poemas y cuentos, acompañados de dibujos e ilustraciones que entre ilusiones y tristezas han nacido de rayos de luz en forma de letras y pintura. Hablo lo que siento y lo que pienso. Me dedico a escribir y lo haré hasta el día que en mi lecho de muerte no logre escurrir más la tinta de mi pluma. Nací un 25 de febrero de 1993 en el país de la eterna primavera, en la tierra de la “blanca paz” en medio del azul del cielo y lo azul del mar, en la ciudad de Guatemala, por lo que llevo ¼ de vida queriendo conquistar el mundo. Como comprenderá, estoy queriendo de ser yo mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente. Por lo que es un logro si lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Cuento Corto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s