Frases maravillosamente diabólicas

Querido alguien, ¿no te sucede de que lees un libro o vas navegando perdidamente en internet y llega a ti una frase. Una frase cualquiera, motivacional, chistosa, romántica, de una canción o historia, pero que describe exactamente cómo te sientes en ese momento y que al leerla cobra sentido un pensamiento que tenías atascado hace mucho en la cabeza?

A mí me sucede con los libros.

Me interesan las historias y, por ende, los libros, la literatura, el olor de esos tesoros refundidos en las librerías o bibliotecas que guardan la promesa de romance y aventura. En donde unos miran manchones de tinta y rayones en páginas incomprensibles yo veo estrellas, mundos y personas. Me interesa espantar la soledad y no perder el tiempo en comprender que en este menesteroso mundo nada vale un centavo si no tenemos a alguien con quien compartirlo. Ya sabe, lo esencial. Lo demás se aprende y se disfruta en el camino. ¡Por eso amo las novelas y sus frases maravillosamente diabólicas que me atrapan y no me dejan tranquilo!

Las palabras y el misterio de su ciencia oculta me fascinan y me parecen una llave con la que puedo abrir un mundo infinito y estar a salvo de esta casa, estas calles y estos días turbios en los que incluso yo puedo intuir que me aguarda escasa fortuna.

Por eso, Querido Alguien, colecciono frases de los libros que más me han marcado. Frases que hablan mejor que yo, que me describen o me envuelven.

Desde el mismo instante en que la lectura se apoderó de mí, quise conservar las palabras, sentí la necesidad de copiarlas en una libreta, como si así dejara mi huella sobre los escritores que me gustaban. Así que opté por copiarlas en un pequeño cuaderno, una libreta que sabía que nadie excepto yo miraría.

A menudo, cuando termino de escribir un poema o una frase en mi cuaderno, la releo. Contemplo la belleza del extracto del texto, transcrito por mí, y me pregunto siempre si quien lo ha escrito por primera vez habrá percibido la magia de su creación. A veces, cuando copio las palabras, me echo a llorar… Son tan hermosamente perfectas.

Cuando llené mi primer cuaderno por completo, pensé que acto seguido debía copiar de nuevo casi todo el contenido de las grandes obras que me habían deslumbrado, pues estaba convencido de que todo era importante. Con el tiempo me moderé, y aprendí a escoger el fragmento que revelaba lo que estaba buscando de veras ese día. Y opté por compartirlo con alguien más. Por lo que empezaré a subir esas frases a este blog, Querido Alguien, para que puedas deleitarte, al igual que yo, de este bello arte.

Siempre tuyo,

Andy Doxel

Anuncios

Acerca de Andy Doxel

Soy un artista, un escritor incauto, modelo frustrado y libre (en el sentido figurado). He escrito poemas y cuentos, acompañados de dibujos e ilustraciones que entre ilusiones y tristezas han nacido de rayos de luz en forma de letras y pintura. Hablo lo que siento y lo que pienso. Me dedico a escribir y lo haré hasta el día que en mi lecho de muerte no logre escurrir más la tinta de mi pluma. Nací un 25 de febrero de 1993 en el país de la eterna primavera, en la tierra de la “blanca paz” en medio del azul del cielo y lo azul del mar, en la ciudad de Guatemala, por lo que llevo ¼ de vida queriendo conquistar el mundo. Como comprenderá, estoy queriendo de ser yo mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente. Por lo que es un logro si lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Diario y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s